Indicadores Económicos:  UF $34027.44   Dólar $898.69   Euro $910.71   IPC $1.2   UTM $59595

Día de la educación parvularia y educadora de párvulos

Día de la educación parvularia y educadora de párvulos

Dra. Sandra Castro, académica de la Escuela de Educación Parvularia de la Universidad Católica del Maule (UCM), sede Curicó.

Este 22 de noviembre se celebra el “Día de la Educación Parvularia y de la Educador(a) de Párvulos”. La relevancia de este nivel educativo lo encontramos explícitamente en la Ley N° 20.370, que lo define como el nivel educativo que atiende integralmente a niñas y niños, desde su nacimiento hasta su ingreso a la educación básica, a fin de favorecer de manera sistemática, oportuna y pertinente, el desarrollo integral y aprendizajes relevantes y significativos, apoyando a la familia en su rol insustituible de primera educadora. También es importante resaltar que sus lineamientos se enmarcan en principios y valores inspirados en la Constitución Política del Estado, la Ley General de Educación y el Ordenamiento Jurídico de la Nación, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención sobre los Derechos del Niño ratificados por nuestro país.

El ser humano nace con un cerebro inmaduro, desprovisto por ejemplo de habilidades y destrezas para caminar o alimentarse por sí mismo; pero a largo plazo, éste le permitirá mayores capacidades como la de desarrollar su inteligencia, creatividad, numerosas habilidades y destrezas. El cerebro evoluciona de manera sorprendente en los primeros años de vida, ya que tiene mayor plasticidad, es decir, se establece una gran cantidad de conexiones entre neuronas (hasta los 6 años aprox.), razón por la cual la necesidad de una intervención educativa oportuna, en primera instancia la de los padres y a la par con una profesional de Educación Parvularia, es imperiosa.

El o la bebé trae consigo innumerables células cerebrales o neuronas las cuales benefician su desarrollo constante y progresivo; pero los aprendizajes se logran a través de las múltiples oportunidades que se le presentan sistemáticamente, para ello el educador(a) de párvulos, es el o la profesional competente para potenciar y beneficiar óptimamente el desarrollo y formación de los infantes.

La atención del educador(a) de párvulos, proporciona pedagógicamente al niño(a) las mejores oportunidades en cuanto a condiciones, recursos y acciones suficientes y necesarias para su etapa de desarrollo; logrando dicho desarrollo de manera integral y armónica consistente en lo físico y motriz, intelectual, emocional y social del niño(a) que le permitirán adaptarse y adecuarse a su entorno.

A esta edad los niños y niñas necesitan ser guiados para generar interés por hacer y aprender, para ello la forma más eficaz es realizando experiencias de aprendizajes basadas en el juego. Ya que el juego es un recurso infalible, es una actividad innata del ser humano y aporta gran beneficio a los infantes. El juego es el medio de aprendizaje que se da en forma espontánea y natural, constituyendo parte importante al sano y adecuado crecimiento.

El o la educador(a) de párvulos promueve, actitudes y habilidades que les permitirán, por ejemplo: a valerse por sí mismos en el ámbito escolar, familiar y social, al autocuidado y cuidado de los otros y del entorno, apreciar sus capacidades y características personales, a desarrollar su capacidad motora, a relacionarse, a desarrollar actitudes de respeto y aceptación de la diversidad social, étnica, cultural, religiosa y física, a comunicarse por medio del lenguaje verbal y corporal, a resolver problemas cotidianos simples, a explorar el medio natural y social apreciando su riqueza, a desarrollar su creatividad, a expresarse libre artísticamente, entre otras múltiples habilidades.

Compartir esta publicacion


error: